Consultas
c/ Viriato, 19 - Madrid
Quirófanos - Hospital San Rafael
c/ Serrano, 199 - Madrid
Llámanos
(+34) 91 448 73 23

¿Qué es?

El esguince acromioclavicular o luxación acromioclavicular consiste en una lesión, habitualmente traumática, de la articulación forzada por la parte más distal de la clavícula a nivel de su articulación con el acromion que forma parte de la escápula. Esta articulación está reforzada por una serie de ligamentos denominados ligamentos coracoclaviculares y el ligamento o capsula acromioclavicular, para que exista un desplazamiento de la clavícula es imprescindible que estos ligamentos sufran una rotura en mayor o menor cuantía.

¿Cuáles son sus casusas?

El desencadenante más habitual de este tipo de lesiones son las caídas con golpe directo sobre el hombro que tiende a desplazarse hacia abajo y la clavícula hacia arriba. Se suele producir en caídas de bicicleta o de motocicleta, pero también es muy habitual en la práctica de deportes de contacto como puede ser el rugby, el futbol o el Judo.

¿Quiénes la padecen?

Lógicamente es mucho más frecuente en gente joven en relación con la práctica deportiva y actividades de riesgo. No es habitual en gente de mayor edad.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas iniciales fundamentales de la luxación acromioclavicular es el dolor y en mayor o menor medida la deformidad de esta articulación con la elevación de la clavícula respecto al acromion y deformando por tanto la silueta normal de la parte superior del hombro. El movimiento lógicamente se encuentra alterado por el dolor que supone la movilidad articular en agudo.

Imagen 1. Luxación acromioclavicular

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de este tipo de lesión lo ha de realizar un especialista de hombro, se basa en la exploración física en la que suele haber presente dolor y deformidad en la articulación afecta. Es típico el signo de la tecla en la que al apretar el borde de la clavícula esta se desplaza hacia abajo acompañándose de dolor. Es fundamental un estudio radiológico adecuado que nos permite clasificar la lesión en distintos grados (imagen 1) se divide en seis grados dando una orientación del grado de lesión ligamentosa y por tanto de desplazamiento de la clavícula. A mayor desplazamiento mayor lesión ligamentosa. Unas radiografías simples nos pueden dar gran información sobre la dirección y cuantía del desplazamiento, pero cuando existe una sospecha de tener lesiones asociadas a nivel de los tendones o músculos del hombro puede ser útil hacer otras pruebas como una resonancia magnética que descarten este tipo de lesiones.

¿Cuál es el tratamiento de las luxación acromioclavicular?

El tratamiento de este tipo de lesión debe ser enfocado y vigilado por un especialista de hombro ya que, desde el momento inicial, si buscamos el mejor resultado funcional del hombro, el tratamiento juega un papel importante en el devenir de esta articulación, la mayor parte de las lesiones de este tipo suelen tratarse de manera conservadora mediante una inmovilización sencilla tipo cabestrillo, el tiempo que se deberá llevar depende del grado de la lesión. En los grados de lesión más altos se suele plantear, teniendo en cuenta la actividad habitual del paciente, el tratamiento quirúrgico de la lesión. En nuestro caso este tipo de tratamiento, que debe realizarse lo antes posible, se base en una reducción de la articulación y estabilización mediante un sistema de fijación de última generación que se coloca mediante control artroscópico.