Consultas
c/ Viriato, 19 - Madrid
Quirófanos - Hospital San Rafael
c/ Serrano, 199 - Madrid
Llámanos
(+34) 91 448 73 23

¿Qué es?

La articulación del codo puede sufrir, al igual que cualquier otra articulación, el deterioro de su superficie articular. La artrosis es más frecuente en otras articulaciones, especialmente las articulaciones de carga, como la cadera o la rodilla, pero también se puede presentar en la articulación del codo.

¿Cuáles son sus causas?


Existen diversos factores que pueden llevar al deterioro del cartílago articular del codo. Además de factores genéticos, los microtraumatismos de repetición (por ejemplo, en trabajadores de la construcción, ó en deportes de contacto) pueden llevar al desarrollo de una artrosis en el codo. También se puede presentar como resultado de una fractura articular ó una luxación que como secuela lleva a un deterioro del cartílago articular.
 

¿Cuáles son sus síntomas?

El síntoma habitual es el dolor, especialmente con el movimiento. Ocasionalmente, puede irradiarse hacia el antebrazo y la muñeca. La movilidad del codo suele limitada, debido al desarrollo de osteofitos (picos de hueso que crecen en los casos de artrosis y que producen un choque, tanto el la flexión como en la extensión del codo, produciendo dolor y limitación de la movilidad). Los pacientes habitualmente refieren chasquidos ó episodios de inflamación en el codo.

¿Cómo se trata la artrosis de codo?

Habitualmente, la primera línea de tratamiento es el tratamiento conservador (no quirúrgico) que incluye las siguientes recomendaciones:
 

  • Modificación de la actividad: inicialmente, debe limitarse la actividad que se pueda haber identificado como causa de la afección (factores laborales o deportivos).
  • Medicación: los medicamentos antiinflamatorios y analgésicos se indican para el tratamiento sintomático. También pueden ser útiles los medicamentos para el control del deterioro del cartílago articular (sulfato de glucosamina, condroitin sulfato…)
  • La fisioterapia puede ser útil, mediante la realización ejercicios de estiramiento y fortalecimiento muscular.
  • Infiltración con ácido hialurónico: el ácido hialurónico ayuda a lubricar la superficie articular produciendo alivio de los síntomas.

Tratamiento Quirúrgico:


La cirugía se reserva para los pacientes con dolor limitante, y en los cuales no han sido de utilidad los métodos de tratamiento conservador.
La cirugía puede realizarse mediante una artroscopia (introduciendo una cámara en la articulación del codo) ó mediante cirugía abierta, con el objetivo de retirar los cuerpos libres (fragmentos de cartílago que se encuentran sueltos dentro de la articulación) y eliminar los osteofitos (picos de hueso que limitan la movilidad).
En casos de artrosis avanzada, especialmente en pacientes mayores, la prótesis de codo es una alternativa en el alivio del dolor.
 


Recuperación


Tras un breve periodo de recuperación, el paciente inicia la movilización precoz de la articulación para evitar el desarrollo de una rigidez postquirúrgica. En ocasiones es necesaria la rehabilitación postoperatoria.