Consultas
c/ Viriato, 19 - Madrid
Quirófanos - Hospital San Rafael
c/ Serrano, 199 - Madrid
Llámanos
(+34) 91 448 73 23

¿Qué es?

La inestabilidad de hombro o inestabilidad glenohumeral es un término que se refiere a la pérdida de la relación habitual entre el hombro y la escápula, esto quiere decir de manera sencilla que la cabeza del húmero se sale o tiende a salirse de la cavidad glenoidea (glena) que es la parte de la escapula con la que articula el húmero. La articulación del hombro disfruta de la mayor movilidad de nuestro cuerpo gracias a la forma que tiene y a la elasticidad de la capsula y los ligamentos que la recubren. Si existe una lesión aguda de estas estructuras o si de manera crónica estas estructuras ganan demasiada holgura, hablaremos de inestabilidad de hombro abarcando desde una subluxación o sensación de que el hombro está a punto de salirse, hasta la luxación completa del hombro, cuadro que se acompaña de un dolor muy intenso requiriendo en gran cantidad de ocasiones unas maniobras específicas para reducir esta articulación. Una secuela que pueden generar las luxaciones traumáticas del hombro es la posibilidad de que estos episodios se repitan en más ocasiones, incluso sin necesidad de un traumatismo importante, este cuadro se denominará luxación recidivante de hombro o inestabilidad recidivante de hombro.

¿Cuáles son sus causas?

Como hemos mencionado anteriormente las causas que pueden originar una inestabilidad en el hombro son, por un lado, los eventos traumáticos como caídas, golpes directo o torsiones bruscas, en multitud de ocasiones relacionadas con la práctica deportiva, pero en otras ocasiones puede surgir como resultado de una holgura progresiva de la articulación que puede ser provocada por movimientos forzador de manera repetida y mantenidos durante tiempo.
Los hombros con inestabilidad de repetición suelen presentar dos lesiones típicas:
la lesión del labrum glenoideo denominada lesión de Bankart, el labrum es la estructura en la que se insertan la capsula y los ligamentos que unen la escápula al húmero, la lesión suele consistir en un arrancamiento del labrum de su inserción en el hueso, queda suelta y los ligamentos no funcionan correctamente. Cuando el labrum se lesiona en su parte más superior hablaremos de la lesión comúnmente llamada de SLAP.
Fractura hundimiento de la parte posterolateral del húmero, denominada lesión de Hill-Sachs, se produce cuando el hombro se luxa completamente y la cabeza humeral sufre un hundimiento en la zona donde se queda encajada.

¿Quiénes la padecen?

Las luxaciones traumáticas de hombro se dan sobretodo en gente joven en clara relación a la práctica deportiva, sobretodo en la 2ª década de la vida y más frecuente en varones, en la 6ª década también hay un pico de incidencia en relación con caídas con apoyo sobre ese brazo, en estos casos es relativamente frecuente la asociación con roturas traumáticas del manguito rotador.

¿Cuáles son sus síntomas?

Las subluxaciones generan una sensación de salida parcial de la cabeza humeral con recolocación de la misma, esta sensación es desagradable y puede generar molestias, incluso sensación de que el brazo queda muerto. Si la luxación es completa el dolor es mucho más intenso quedando una deformidad evidente en el hombro con imposibilidad para su movilidad.

imagen 1. luxacion anterior de hombro derecho
Imagen 1. Luxación anterior de hombro derecho

¿Cómo se diagnostica?

En el caso de una luxación aguda el diagnóstico es evidente y se confirma con una radiografía que objetiva una pérdida de la relación normal de la cabeza humeral y la escápula. (imagen 1)
Una vez reducido es necesaria otra radiografía que corrobore que el hombro está en su sitio. Posteriormente se suele realizar una resonancia magnética para valorar el grado de lesiones óseas y de partes blandas. Normalmente la resonancia mostrará las dos lesiones típicas que hemos comentado previamente, la lesión de Bankart y la lesión de Hill-Sachs, en casos en los que el hombro se ha salido en multitud de ocasiones puede existir un defecto de hueso en la parte anterior de la glena y la lesión de Hill-Sachs puede ser más grande.

¿Cómo se trata la inestabilidad de hombro?

Cuando se presenta una luxación aguda la reducción urgente es el tratamiento inicial, normalmente tras un primer episodio de inestabilidad el tratamiento es conservador, requiere una inmovilización con cabestrillo durante 3 semanas y posteriormente un tratamiento rehabilitador destinado a recuperar la movilidad. En los casos en los que los episodios de luxación se repiten en el tiempo, tras un correcto estudio por parte del especialista de hombro en la consulta, se recomienda una cirugía artroscópica para reparar las estructuras dañadas y que devuelva la estabilidad a ese hombro. En la Unidad de Hombro este tipo de reparaciones artroscópicas es uno de los procedimientos que hacemos más a menudo con unos resultados francamente favorables, tras una inmovilización postoperatoria adecuada y una rehabilitación específica, la recuperación funcional completa para la práctica deportiva y trabajos habituales es la norma. La tasa de fracaso de este tipo de intervención es realmente baja por lo que las posibilidades de éxito de este procedimiento son muy elevadas.