Consultas
c/ Viriato, 19 - Madrid
Quirófanos - Hospital San Rafael
c/ Serrano, 199 - Madrid
Llámanos
(+34) 91 448 73 23

¿En qué consiste?

En las luxaciones acromioclaviculares con mayor desplazamiento existe una lesión completa tanto todos los ligamentos que estabilizan esta articulación y de la musculatura que la recubre, en estos grados más severos es cuando nos plantearemos un tratamiento quirúrgico.
La intervención consiste en llevar de nuevo la clavícula a su sitio lo que se denomina reducir, una vez reducida se coloca un dispositivo que permita mantener inmóvil el tiempo necesario (4-6 semanas) para que los ligamentos y partes blandas cicatricen y vuelvan a estabilizar de manera natural esa articulación.

imagen 1. luxacion acromioclavicular
Luxación acromioclavicular
imagen 2. luxacion acromioclavicular reparada
Luxación acromioclavicular reparada

¿Cómo es la intervención?

Esta intervención se realiza bajo anestesia general que además asocia una técnica de bloqueo nervioso periférico eco-guiado del miembro a operar, este bloqueo facilita la intervención y elimina en gran medida el dolor en el postoperatorio inmediato.

Este procedimiento, en nuestro caso, es llevado a cabo mediante artroscopia y un pequeño abordaje sobre la articulación acromioclavicular. La artroscopia nos permite valorar toda la articulación del hombro descartando lesiones asociadas, realizamos unos pequeños túneles a través de la clavícula y la coracoides que es la zona de la escápula donde anclan naturalmente los ligamentos que sujetan la clavícula. A través de estos túneles colocamos un dispositivo compuesto por 2 botones de pequeño tamaño de titanio unidos por una doble cinta de alta resistencia, este sistema permite llevar la clavícula a su sitio y mantenerla inmóvil durante la cicatrización de las partes blandas.

La intervención dura aproximadamente 90 minutos y el paciente permanece ingresado 24 horas.

¿Cómo es la recuperación?

Durante 6 semanas el brazo permanecerá en cabestrillo la mayor parte del día pero retirándolo para duchar y para hacer movimiento de codo y mano. Tras estas semanas se retirará definitivamente el cabestrillo y comenzaremos a mover progresivamente.

¿Se necesita rehabilitación?

La rehabilitación es fundamental para ayudar a la recuperación de la movilidad, esta última se pierde inexorablemente tras la inmovilización por lo que el papel de los fisioterapeutas es básico a la hora de conseguir lo antes posible una movilidad óptima y así pasar a la fase de recuperar la fuerza.