Consultas
c/ Viriato, 19 - Madrid
Quirófanos - Hospital San Rafael
c/ Serrano, 199 - Madrid
Llámanos
(+34) 91 448 73 23

¿Qué es?

El músculo bíceps braquial es un músculo potente, localizado en la parte anterior del brazo, que discurre desde el hombro hasta el codo.
A nivel del codo, el músculo bíceps termina en el tendón del bíceps, que se inserta en la tuberosidad bicipital del radio.
Es un músculo cuya función principal es la de realizar la flexión del codo y la supinación del antebrazo (es decir, colocar la palma de la mano hacia arriba).

Tendón del bíceps

¿Cuáles son las causas de síntomatología en el tendón distal del bíceps?

Existen diferentes causas por las cuales un paciente puede presentar sintomatología en la flexura del codo debido a una lesión en el bíceps distal.
Por un lado, lesiones por sobrecarga o por sobreuso, por ejemplo, de causa laboral (ejercicios repetitivos, carga de peso, etc.), o también de causa deportiva o recreativa (pádel, tenis, remo, etc.).
Por otro lado, ante un esfuerzo brusco (un tirón, una caída, una carga de un peso grande de forma brusca), se puede producir una rotura o desinserción del tendón. Es decir, el tendón del bíceps se suelta de su inserción en la tuberosidad ósea del radio. Esta última es una lesión de mayor gravedad que requiere de una valoración lo más precoz posible por un especialista en traumatología.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los pacientes con tendinitis del bíceps distal suelen referir dolor en la parte anterior del codo, que aumenta con el ejercicio, la actividad deportiva o manual, los giros de la mano, etc.
El dolor suele calmar con el reposo, pero en las fases más avanzadas puede existir dolor continuo, incluso durante la noche.En el caso de las roturas del bíceps distal, los pacientes refieren habitualmente una sensación de crujido o chasquido en el codo tras realizar un movimiento brusco o carga de peso, seguido de dolor en la zona. A la exploración física suele ser llamativo el ascenso del músculo bíceps debido a la ausencia de su inserción distal, y en ocasiones puede aparecer un hematoma local. Se puede observar a la palpación la ausencia de la tensión normal del tendón del bíceps en la flexura del codo (signo del gancho).

A pesar de que el diagnóstico es sobretodo clínico, en ocasiones es necesario realizar alguna prueba complementaria para confirmar el diagnóstico (radiografías para descartar una fractura, ecografía, ó resonancia magnética).

¿Cómo se tratan las lesiones del bíceps distal?

El tratamiento de los pacientes con tendinopatías o tendinitis del bíceps distal es habitualmente conservador. Incluye el cese temporal ó la modificación de la actividad que se haya podido identificar como agente causal (actividad deportiva o laboral); los aintiinflamatorios pueden resultar eficaces en el alivio del dolor así como la fisioterapia. En casos de dolor intenso y limitación funcional las infiltraciones con plasma rico en plaquetas (factores de crecimiento) constituyen una alternativa para favorecer la regeneración tendinosa. En nuestro centro realizamos esta técnica bajo control ecográfico para un mejor control de la zona a infiltrar.

En el caso de las roturas-desinserciones del bíceps distal el tratamiento suele ser individualizado según cada caso. Los pacientes con alta demanda funcional, activos, deportistas, con roturas agudas del tendón, suelen requerir tratamiento quirúrgico. La intervención consiste en identificar el cabo tendinoso y volverlo a reinsertar en su lugar anatómico, es decir, el la tuberosidad del radio. Se suele emplear anestesia locorregional (del brazo) ó general, en función de las características del paciente.
Habitualmente los pacientes necesitan de un tratamiento rehabilitador tras la cirugía, y se recomienda el reposo para actividades físicas intensas durante varios meses tras la intervención.